TURISMO DE AVENTURA EN TIERRAS DEL IMPERIO INCA

Cusco3

Montañismo, trekking, canotaje, bicicleta de montaña, escalada en rocas, parapente y ala delta, pesca, etc. Estas, son sólo algunas de las opciones de aventura y deportes que pueden ser practicados en el Cusco, uno de los escenarios naturales más bellos del planeta. En realidad no hay límite a la imaginación para lanzarse a la aventura en la tierra de los incas. Para aquellos que aman la aventura, que en este caso se entiende como una liberación de abundante adrenalina, quizá no haya nada mejor que elegir el Cusco.

Pero quizá uno de los aspectos más interesantes y vivenciales de este tipo de turismo sea la inolvidable caminata por los llamados Caminos del Inca.

Machu Picchu estuvo comunicado con la ciudad capital del Cusco y otras mediante caminos de una belleza impresionante. El camino inka a Machu Picchu es conocido como la ruta más famosa de Trekking en Sud-América. Comienza en el Km. 88 de la línea férrea hacia el Valle de la Convención, en el lugar denominado Q’oriwayrachina. Se encuentra ubicado dentro de los límites del “Santuario Histórico de Machu Picchu”.

El escenario natural es impresionante entre la naturaleza y la obra arquitectónica inka. La presencia de la cadena de Vilcabamba, con nevados de alturas superiores a los 6,000 mts, tales como el Salcantay y el Humantay, entre otros, y la conformación de selvas y valles, crean imágenes de fantasía donde los amaneceres y atardeceres constituyen espectáculos de grandeza y misterio.

Hay aquí especies en peligro de extinción como el oso de anteojos (Tremarctos Omatus), el gallito de las rocas (Rupícola Peruviana), el venado enano (Pudú Mephistopheles), etc., y pueden verse otras especies como el puma, el zorro andino, la nutria de río, la taruca, el gato montes, el hurón etc.; numerosas aves entre las que destaca el cara- cara, los picaflores, el pato de los torrentes, los loros, la pava de monte y muchas aves menores. Su flora es también impresionante y variada.

En general el Cusco tiene climas y zonas geográficas apropiadas para el deportista. Cuenta con lagos, ríos, montañas, circuitos y campos abiertos para la práctica de diferentes deportes de aventura.

Claro que para los turistas más avezados y arriesgados, de esos que se sienten decepcionados si no han arriesgado el alma, existe el canotaje en el río Vil canota, también llamado Wilkamayu (el mismo que aguas abajo tomará el nombre de Urubamba, entre los distritos de Pisaq y Ollantaytambo) nos permite la práctica del rafting en diferentes áreas y niveles.

Hay quienes gozan entre sus turbulentas aguas de las máximas emociones que puede brindar deslizarse como rayos por sus rugientes rápidos no recomendables para cardíacos. Y hay agencias de turismo que ponen todo lo necesario: balsas inflables, ropa adecuada, salvavidas y hasta entrenamiento bilingüe.

Otro notable turismo de aventura es el andinismo, que seduce sobretodo a los gringos, pues los peruanos –en opinión de un chistoso- sólo practican subirse a su cama.

Cusco cuenta con tres cordilleras, con numerosos picos nevados, que constituyen un hermoso escenario natural, y ofrecen posibilidades de compartir sus bellísimos paisajes con lugares ideales para la práctica del andinismo. Por ello es que las agencias de turismo suelen dirigir sus ofertas mayormente a los extranjeros. Una de ellas describe que en el Cusco las cordilleras de Vilcabamba, Vil canota y Urubamba, tienen imponentes picos nevados, entre los que destacan el Ausangate (6,336 msnm. – 20,787 pies), el Salcantay (6,271 msnm. – 20,574 pies) y el Verónica (5,750 msnm. – 18,865 pies). Como podrá verse, las alturas las describen en pies por el público al que se dirigen. Y vaya que hay que usar esforzadamente los pies para llegar tan alto.

Por todos estos motivos no hay posibilidad de aburrirse en el Cusco sino más bien de vivir una experiencia que será imborrable.