ENCARAMADA SOBRE SACSAYHUAMÁN

Estrella-Grande

*por Estrellita Gómez

No es lo mismo ver los restos arqueológicos del antiguo Perú a través de fotos o películas. Estar en esos sitios proporciona una experiencia fabulosa e imborrable. Hay mucho que ver acá. En el día se pueden visitar muchos lugares turísticos como casonas coloniales edificadas sobre construcciones inkas, y en las noches una activa vida nocturna acoge a turistas de todos los países del mundo. Muchas discotecas y restaurantes está repletos de gente ansiosa de divertirse antes de emprender el viaje a Machu Picchu.

      Estar en el Cusco y subir a conocer Sacsayhuamán son una misma cosa. La famosa fortaleza puede verse desde la Plaza de Armas ( o plaza mayor) de la ciudad y estar allá es cosa de cinco minutos.

      Sus enormes muros de piedra, que se han conservado intactos pese al paso de los siglos son testimonio de la laboriosa cultura que habitó allí. Sus portadas, que todavía se mantienen en pie, dan una idea del ingenio y el trabajo de sus constructores.

      Se dice que Sacsayhuamán no fue una fortaleza sino un centro ceremonial. Vaya una a saber qué habrá sido, pero el hecho es que sus imponentes restos han quedado aquí para seguir asombrando a la gente.

      Por lo que he podido averiguar por los guías turísticos, que son unos sabelotodos y que tampoco se ponen de acuerdo, la gigantesca obra la comenzó a construir el Inka Pachacútec. Pero parece que no la pudo terminar. Y ya me imagino por qué. Juntar tantas piedras y tan grandes no debe ser tan fácil y se murió antes que terminaran la construcción. Al parecer la continuó el Inka Túpac Yupanqui que ya estaría ansioso por ver cómo quedaba la idea de su antecesor. Aunque algunos señalan que fue el Inka Huayna Cápac quien le dio los toques finales a este monumental edificio. Sea quien haya sido estuvo en lo correcto pues no está bien que por más inkas que fuesen dejasen las cosas a medio hacer.

      Algunos investigadores muy enterados dicen que pasaron nada menos que setenta años desde que pusieron la primera piedra hasta que la obra se inauguró con chicha de jora y baile hasta el amanecer. Seguramente habrá sido así, considerando que en ese tiempo no había grúas ni tractores, y que esos piedrones se llevaban a pulso vaya una a saber desde dónde.

      Y también se sabe, o se calcula, que fueron necesarios unos veinte mil hombres para realizar esa enorme y complicada construcción. Pero lo más peliagudo es suponer cómo cortaron las piedras para que encajen unas con otras. Es muy probable que hayan sufrido mucho para darle a cada piedra la forma que necesitaban para que se acomode a las necesidades de los arquitectos. Pero esto no deja de causar admiración, sobre todo si se considera que algunas de esas enormes piedras labradas pesan 350 toneladas.

      Bueno, tendría que contarles muchas cosas sobre la distribución de este gigantesco edificio, sus portadas, sus torres, sus habitaciones, etc. pero mejor será que vengan ustedes mismos a apreciar esto.

      Lo que no puedo dejar de mencionar es un episodio histórico que ocurrió justamente aquí en una de las portadas de Sacsayhuamán, cuando los españoles atacaron a las fuerzas rebeldes de Manco Inca durante el sitio del Cusco. Los guerreros inca le dieron vuelta nada menos que a Juan Pizarro, el hermano del conquistador Francisco Pizarro, de un certero piedrón disparado con una urraca (honda)en la cabeza. Cosas de la historia.

sacsayhuaman-14[6]

EL TURISMO PARA MACHOS

Los excursionistas que cruzan a pie la cordillera

       Aunque parezca mentira, entre los turistas que visitan Machu Picchu hay gente que evita viajar en la comodidad de los modernos trenes y prefiere la temeridad de cruzar a pie la cordillera para llegar a los famosos restos arqueológicos utilizando el Camino del Inka. Es el llamado turismo de aventura que le dicen. Y aunque tiene mucho más contacto con la naturaleza es un turismo para espíritus aguerridos porque hay que caminar varios días para llegar a Machu Picchu.

      Simon xxxxxxxx, gerente de Forever Young, un destacado operador de turismo de aventura explica algunos aspectos de este apasionante deporte:

— ¿Cómo es el clima al que tienen que enfrentarse estos esforzados excursionistas?

  • Cusco goza de un clima templado con temperaturas que fluctúan entre 14° y 16° grados centígrados con días cálidos y noches frías. La temporada de lluvias por aquí es de Diciembre a Marzo. Los mejores meses para visitar Machu Picchu son de abril a Octubre.
  • ¿Qué recomiendan llevar a los turistas que van a pie por los Caminos del Inka? 
  • Les recomendamos usar botas durante toda la caminata, tomar bastante líquido, llevar siempre un paraguas o ropa para lluvia, pantalones largos, camisas de manga larga, varias mudas de polos, chompas y una chaqueta, cámara fotográfica, repelente para insectos, bloqueador solar porque el sol es siempre más fuerte en la altura, artículos de aseo personal, kit de primeros auxilios, linterna, botella de agua, pastillas para purificar el agua, mochila, guantes y bufanda.
  • ¿Cómo enfrentan el mal de altura o soroche?
  • Debido a que se están visitando los Andes nunca olvidamos tomar las precauciones necesarias para combatir el mal de altura. Recomendamos tomar té o infusión de hojas de coca bien caliente en cuanto se llegue a la altura. Además recomendamos caminar despacio el primer día y comer muy ligeramente.
  • ¿Y tienen restricciones los turistas que recorren los Caminos del Inka?
  • Cada visitante debe obedecer las reglas del parque que prohíben: arrojar basura, cortar o dañar los árboles, sacar o malograr las piedras de la zona arqueológica o del camino, sacar plantas, matar animales, prender fuego abierto o acampar dentro de los restos inkas. Sólo se debe usar los lugares autorizados para acampar.
  • ¿Con que anticipación hay que hacer las reservaciones para recorrer los   Caminos del Inka?
  • Nosotros recomendamos a los turistas hacer las reservas y realizar el depósito correspondiente con la mayor anticipación. Durante la temporada baja, de octubre a marzo, sugerimos reservar con cinco semanas de anticipación como mínimo; y para los meses más altos como Junio, Julio y Agosto reservar con ocho semanas de anticipación.
  • ¿Y sólo se hacen las caminatas a Machu Picchu?
  • ­Tenemos varios circuitos de lo más apasionantes. Por ejemplo, una caminata del Cusco a las ruinas de Choquequirao, un imponente emporio arqueológico tan importante como Machu Picchu, demora 4 días y tres noches. Esta caminata es inolvidable y se atraviesan sorprendentes paisajes por los caminos más accidentados que uno se pueda imaginar. Y la visión del paisaje es tal que quienes lo han recorrido han dicho después que ésta ha sido una de las más grandes aventuras de sus vidas. Hay también otras rutas como la del nevado Salkantay que dura 4 días y tres noches, donde se explora un panorama absolutamente asombroso cruzando la cordillera por lugares que parecen inaccesibles. Pero quizá la ruta que parece de otro mundo es la excursión al imponente nevado del Ausangate que dura 6 días y 5 noches. Y por supuesto que tenemos visitas guiadas a la ciudad del Cusco y al Valle Sagrado de los Inkas. Y todos nuestros “tours” tienen guías profesionales y apoyo logístico suficiente.
  • ¿Y vienen también turistas peruanos a esos recorridos?

Claro que sí, pero no en número significativo. Más vienen extranjeros en busca de aventuras que no encuentran en otros países. En realidad muchos peruanos no conocen las asombrosas riquezas turísticas que tenemos. Hemos tenido aquí peruanos que residen en los Estados Unidos y vienen de vacaciones. Ellos han sido los mejores promotores para que vengan otros peruanos y extranjeros a disfrutar de estas maravillas.